La IV Conferencia de la Mujer, celebrada en Pekín en 1995, trató sobre uno de los temas fundamentales del presente, y el futuro: el avance de las mujeres y su protagonismo en el cambio estructural de la sociedad.

En Pekín se produjo un enorme avance para las mujeres, porque empezó a tomarse conciencia de que la sociedad del futuro y el pleno desarrollo económico y social no se  podrían producir sin contar con la participación plena de las mujeres.

En Pekín se produjo un salto cualitativo importante en relación a  anteriores Conferencias Mundiales de la Mujer  (México, 1975; Copenhague, 1980; Nairobi, 1985);  hasta entonces los encuentros lo  fueron encuentros de las mujeres, o para tratar las cuestiones que afectaban a las mujeres, sin embargo, a partir de Pekín se considera que el cambio de la situación de la mujer afecta  no solo a ella, sino a la sociedad en su conjunto y se considera por primera vez que su tratamiento no puede ser sectorial y tiene que integrarse en el conjunto de políticas.

Se consolida entonces, el término empowerment, empoderamiento.

Por primera vez se consolida la idea de que ha de potenciarse la presencia de las mujeres en la sociedad, la idea, pues,  del empoderamiento, de la necesidad de que las mujeres son necesarias y han de contribuir en igualdad y plenitud de condiciones para la construcción de la sociedad.

El empoderamiento,  es decir, esa potenciación del papel de la mujer, pasa  por tres elementos clave que fueron desarrollados en Pekín y totalmente aceptados como ejes fundamentales del avance de las mujeres en la sociedad:

  • los derechos humanos,
  • la salud sexual y re-productiva
  • y la educación.

A partir de ahí se trata de potenciar la participación de las mujeres en igualdad de condiciones con los hombres en la vida económica y política y en la toma de decisiones a todos los niveles.

Las 12 esferas de especial preocupación que se identificaron en el documento, consideradas representativas de los principales obstáculos para el adelanto de la mujer,  en la Conferencia de Pekín, fueron:

  1. La pobreza que pesa sobre la mujer
  2. El acceso desigual a la educación y la insuficiencia de las oportunidades educacionales
  3. La mujer y la salud
  4. La violencia contra la mujer
  5. Los efectos de los conflictos armados en la mujer
  6. La desigualdad en la participación de la mujer en la definición en las estructuras y políticas económicas y en el proceso de producción
  7. La desigualdad en el ejercicio del poder y en la adopción de decisiones
  8. La falta de mecanismos suficientes para promover el adelanto de la mujer
  9. La falta de conciencia de los derechos humanos de la mujer internacional y nacionalmente reconocidos y de dedicación a dichos derechos
  10. La movilización insuficiente de los medios de información para promover la contribución de la mujer a la sociedad
  11. La falta de reconocimiento suficiente y de apoyo al aporte de la mujer a la gestión de los recursos naturales y a la protección del medio ambiente
  12. La niña

 

Federación de Mujeres progresistas

Informe de la Cuarta conferencia sobre la mujer, en PDF

La igualdad es un buen negocio.  Principios para el empoderamiento de la mujer

ONU mujeres. Entidad de las naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: